To Be Solutions | Agencia de publicidad

Emplaçament publicitari / Emplazamiento publicitario

RSS

‘La delicadeza’, la vida después del abismo

Audrey Tautou protagoniza la película de David Foenkinos

 

El escritor David Foenkinos dirige, junto a su hermano Stéphane, la versión cinematográfica de su exitosa novela La delicadeza (Seix Barral en castellano y La Magrana en catalán). El film cuenta la historia de Nathalie (Audrey Tautou, Amélie), una joven parisina divertida y risueña que conoce en una cafetería al amor de su vida, el atractivo François (Pio Marmaï, Un feliz acontecimiento). Tras el flechazo inicial, comienzan una relación colmada de cenas cómplices, besos, escapadas románticas y sueños por cumplir. Pero, inesperadamente, él muere atropellado mientras practica footing. A partir de ese momento, ella se marchita poco a poco y, convencida de que nunca más recuperará la ilusión, se vuelca de forma enfermiza en su trabajo. Allí coincide con un nuevo compañero llamado Markus, un sueco más bien feo y desgarbado que rebosa bondad y ternura y, lo más importante, que consigue hacerla reír casi sin proponérselo. Todos se preguntan cómo ha podido fijarse en un hombre como él, pero lo que no saben es que cuando una mujer se encuentra en una situación como la suya, lo único que necesita es que la traten con delicadeza.

Como era de esperar, Foenkinos ha optado por crear una adaptación muy fiel al texto original, reproduciendo diálogos y escenas claves en el libro. Tanto la temática de su obra como el estilo se compararon con el de escritoras como Ana Gavalda (El consuelo) o Muriel Barbery (La elegancia del erizo), superando, a mi parecer, a ambas. El autor relataba una historia sobre la pérdida y la ilusión de forma algo comedida, pero con un lenguaje muy cuidado, poético e inspirador. La película recoge parte de esa esencia, pero, a pesar de que las actuaciones son brillantes, no se logra trasmitir toda la emotividad de la novela. Ni siquiera los enormes ojos llorosos de Tautou reflejan la desolación de la Nathalie literaria, que nos preguntaba si era posible proseguir la lectura de una novela tras la muerte del marido, ¿cómo hacerlo si en la página 320 François vivía y en la 321 ya no? ¿Cómo coger el punto de libro que marcaba la fina  línea entre la vida y la muerte?

 

 

Si evitamos las comparaciones, el film guarda algunas sorpresas y momentos estelares como la contradictoria inseguridad de Markus (brillante Damiens) o la delicadeza que emana Nathalie escondida tras un árbol esperando ser descubierta. Si a esto añadimos una buena banda sonora, el refinamiento típicamente francés y una estética que usa algún que otro recurso propio del universo Amélie, el resultado no puede ser otro que el de una buena comedia romántica. Así que, en definitiva, estamos ante uno de esos casos que nos pide a gritos que no elijamos, que no nos decantemos, sino que sencillamente leamos el libro y veamos, también, la película.

 

Patricia Tena

 

_________

Tráiler



Emplaçament publicitari / Emplazamiento publicitario

Comenta!


5 + = nueve




Emplaçament publicitari / Emplazamiento publicitario

Emplaçament publicitari / Emplazamiento publicitario