To Be Solutions | Tiendas online Zaragoza

Emplaçament publicitari / Emplazamiento publicitario

RSS

Entrevista con Mathias Malzieu, autor de ‘Metamorfosis en el cielo’

Mathias Malzieu (Montpellier, 1974) es un artista polifacético. Lleva dieciocho años liderando el grupo de pop francés Dionysos y en España sus anteriores novelas, La mecánica del corazón y La alargada sombra del amor (publicadas en Reservoir Books), rondan los 350.000 ejemplares vendidos. Ahora, presenta Metamorfosis en el cielo (Reservoir Books), una fábula que narra cómo Tom “Hematoma” Cloudman, el peor acróbata del mundo,  recibe una oferta difícil de rechazar: Endorfina, una bella mujer pájaro, le pide que le haga el amor y le engendre un hijo, y, a cambio, ella acabará con esa maldita enfermedad que le mantiene alejado de las alturas. Tom deberá elegir entre conservar su humanidad, cada vez más deteriorada, o decantarse por una metamorfosis completa, que le convertiría en un pájaro libre capaz de capitanear los cielos.

El autor con su particular 'dreamoscopio' / Foto: RHM

 

“El amor nos da y nos quita mucho, por eso hay que valorar siempre a qué renunciamos”

Patricia Tena. Barcelona

¿Cómo surgió el personaje de Tom “Hematoma” Cloudman?

Surgió en un momento un tanto delicado de mi vida. Llevaba un tiempo en el que, después de actuar con mi grupo Dionysos, me dolía todo el cuerpo. Literalmente todo. Hice diversos tratamientos e incluso estuve ingresado en el hospital, donde experimenté esa horrible sensación que tiene Tom de ser un “robot de hospital”, la de un hombre al que le piden que haga reposo pero que no puede estarse quieto porque le gusta experimentar.

Es fácil imaginarse que todos sus protagonistas tienen su físico. No sé si será culpa de Benjamin Lacombe (ilustrador  de las portadas de sus dos primeras novelas).

Sí, los dibujos de Benjamin ciertamente están inspirados en mí (risas). ¡Pero es que todos mis libros son biografías emocionales! Siempre cuento experiencias que he vivido, evidentemente todo exagerado, estilizado, acentuado y romantizado. Digamos que si Tom Cloudman fuera una muñeca rusa, la pequeñita de dentro del todo, sería yo.

La mecánica del corazón era un viaje iniciático al amor y La alargada sombra del amor, hacia la muerte. ¿Considera que este nuevo libro, que habla de la aceptación de la enfermedad, es una especie de  puente  entre estas novelas?

En mis libros siempre hablo del amor, pero  en cada uno con un enfoque distinto. En éste se trata de la lucha contra la enfermedad y de cómo ésta se convierte en un cronómetro que va marcando el tempo y la urgencia de todo lo que tendrá lugar después.

Entonces, ¿podríamos considerarlo una trilogía?

Yo lo concibo así, como una trilogía con el amor como trasfondo. La mecánica del corazón tiene como protagonista a Jack, quien nos enseña lo maravilloso y al mismo tiempo terriblemente cruel que puede ser el amor. La alargada sombra del amor recupera a este personaje pero lo traslada a sus inicios, cuando ofrecía un trocito de su sombra para hacer más llevadero el duelo de algunas personas. Y Metamorfosis en el cielo habla sobre el planteamiento de nuevos retos como la paternidad o el desgaste que puede provocar una enfermedad en una historia de amor.

De hecho,  nos recuerda que  el amor es una cura, pero también una renuncia.

Toda metamorfosis implica una renuncia. Si avanzas, si creces, si vas hacia otra parte, inevitablemente estás dejando algo atrás. Y, por tanto, implica dejar de ser algo. El amor nos da y nos quita mucho, por eso hay que valorar siempre a qué renunciamos, puesto que a veces acabamos perdiendo cosas muy esenciales para nosotros. En el libro, esta premisa se lleva al extremo y lo que pierde el protagonista es su humanidad.  La metamorfosis da impulso, fuerza, vitalidad, velocidad, aventura, confianza, ritmo… ayuda a resistir con mayor entereza lo que viene. El amor es el objetivo final, porque sin amor nada tiene sentido, pero hay que tener cuidado con esos amores que implican pactos faustianos, como le ocurre a Tom.

En sus inicios, se comparó su estilo con el de Tim Burton. En el libro hay un momento que parece sacado de una de sus películas: Endorfina advierte a Tom que tenga cuidado “porque la metamorfosis causará en los demás fascinación o pavor” y él contesta “pues como le ocurre a todos los humanos que intentan construir algo diferente”.

Sin duda, es una temática muy burtoniana. Me gustan sus películas porque siempre da protagonismo a los desahuciados; prácticamente hace casi un culto al defecto y ve belleza en la fealdad.  Si hiciéramos asimilaciones, La mecánica del corazón tendría  el estilo de Eduardo Manostijeras, La alargada sombra del amor el de Big Fish y Metamorfosis en el cielo el de Ed Wood. Tom “Hematoma” Cloudman acaba siendo popular y conocido precisamente por ser un desastre y cometer una pifia tras otra, al estilo de Chaplin, Buster Keaton o Ed Wood, al que se le conoce como el peor director de cine de la historia.

Es un artista multidisciplinar y ahora parece que también quiere ser inventor. ¿Qué es el dreamoscopio?

(Sonríe) Un objeto maravilloso que aparece en la novela. Es una especie de cámara fotográfica que inmortaliza los sueños de las personas.

Si le sacáramos ahora mismo una foto, ¿qué veríamos al revelar la película?

Encontraríamos un sueño de niño. Sí. Un niño ante todo… pero aunque está muy presente, ese niño está desdibujado, ya que tiene una serie de capas de sobreimpresión y están aún por dilucidar.

En la web del libro hay un apartado con imágenes que supuestamente han sido tomadas con este aparato. ¿Son suyas?

En Francia, Metamorfosis en el cielo se ha publicado en dos ediciones diferentes, una sencilla  y una de lujo que incluye un álbum ilustrado por 40 grandes artistas como Benjamin Lacombe o Nicoletta Ceccoli. Compré diez cámaras como ésta [la que tiene sobre la mesa] porque son muy especiales, ya que pueden hacer sobreimpresiones y el resultado final es muy onírico. Repartí estas cámaras entre los artistas y les pedí que las personalizaran y fue divertido porque uno le puso plumas, otro la forró con lana, otro la oxidó… Luego sacaron algunas fotos y las colgué en la web, así que podemos considerar que esas imágenes son los sueños de esas personas.

Libro tras libro cuenta con grandes ilustradores para sus portadas.

Hasta ahora había trabajado sobre todo con Benjamin Lacombe, pero para esta novela acudí a la ilustradora italiana Nicoletta Ceccoli, con quien tengo muchísima química y, por lo tanto, me resulta muy fácil comunicarme. Tan sólo le di unas pautas muy básicas sobre lo que quería y ella me regaló esta preciosa imagen. De hecho, tenemos una conexión tan buena que ella está siendo clave en el proceso de adaptación de La mecánica del corazón como película de animación.

¿No le resulta extraño que siendo tan popular como escritor en nuestro país aún no podamos escuchar su música?

Digamos que desde hace un cierto tiempo incordio amablemente a los de Universal para que exporten la música de Dionysos (ríe), pero de momento el tema no acaba de cuajar. Quiero dejar claro que no me gusta quejarme, pero es cierto que aprecio una cierta incoherencia. Supongo que una cosa que ya existe no cuesta tanto hacerla disponible… Un músico del grupo ha venido conmigo de promoción, ya que interpreta temas de Dionysos durante las presentaciones del libro, y se ha quedado realmente alucinado al ver el interés del público español. Los dos hemos lamentado que el grupo no haya podido beneficiarse de un momento tan fantástico. Pero bueno, yo doy gracias cada día por todo lo que vivo y me imagino que, más tarde o más temprano, todo llega.

¿Cómo funciona el cerebro de un artista multidisciplinar que trabaja a la vez en varios proyectos?

Desde el punto de vista logístico, mi cabeza lo lleva fatal porque no soy nada organizado (ríe). Sin embargo, desde el punto de vista creativo, lo lleva muy bien, porque siempre me ha interesado unir lo artístico con lo humano y lo social. Principalmente busco seguir enriqueciéndome como persona. Siempre pienso que todo lo que hago en un ámbito, acaba aprovechándose en los demás. El último que he experimentado ha sido el cine, con la adaptación de La mecánica del corazón. Y, aunque ha sido un proceso muy lento, estoy entusiasmado. Tanto que puede que haya película de Metamorfosis en el cielo, aunque esta vez en lugar de animación, contaríamos con actores reales.

¡Si es que su cabeza no para quieta!

La verdad es que a veces me asusta acabar como Tom Cloudman y que mi cuerpo un día diga: “Basta, no aguanto más este ritmo”. Pero las ganas, el impulso y la ilusión siempre son superiores y me cuesta muchísimo decir que no a nuevos proyectos. Me siento como un alumno que siempre tiene ganas de aprender.

_______

NUESTRA RESEÑA

Clicka para acceder



Emplaçament publicitari / Emplazamiento publicitario

2 Comments Add Yours ↓

  1. Luis Rueda (vía Facebook) #
    1

    Un persona encantadora a la que también tuve el placer de entrevistar hace dos años.

  2. Blanca Miosi (vía Facebook) #
    2

    Solo por esa frase ya merece la pena leerlo.



Comenta!


siete − = 0




Emplaçament publicitari / Emplazamiento publicitario

Emplaçament publicitari / Emplazamiento publicitario